Alejandro y Maria Laura en el Festival Estereopicnic de Colombia/Foto: Viaje Indiependiente

¿Por qué los músicos peruanos no terminan de despegar?

Muchas veces perdemos del radar artistas que luego de un pequeño momento de apogeo, van perdiendo brillo hasta desvanecerse y quedar en el olvido. 

A raíz de una entrevista que le hizo Garaje del Rock a Daniel y Charly de Los Outsaiders, me hizo recordar un tema que ya había rondado mi cabeza antes: ¿por qué los artistas peruanos no terminan de despegar? Todos estamos afanados con más de una de la variedad de artistas que hay, desde los que cobran un promedio quince Soles por entrada para conciertos con varias bandas más, hasta los que han tenido presentaciones en el extranjero. Además de los que fueron conocidos por el mainstream local gracias a campañas de marketing.

En algún momento, Los Outsaiders y otros músicos de la generación presente llevaron su música a México, uno de los países de la región que mejor ha cimentado su industria musical con el pasar de los años. Cuentan con un activo club de fans y en 2018 lograron grabar ‘El asesino del rey peste’ en Estados Unidos. 

Por otro lado, Kanaku y el Tigre fue una de las bandas peruanas que más salió en 2017. Promocionaron el ‘Quema Quema Quema’ por España, Francia, México, Colombia y Argentina. Además de figurar en medios de comunicación como CNN e IndieHoy, uno de los más importantes de la región en cuanto a difusión musical. Otros como Alejandro y Maria Laura tienen presentaciones esporádicas en Estados Unidos y países latinoamericanos, además de sonar en radios de la región. 

El Vivo X el Rock además de convertirse en el concierto más grande de nuestro país. Es una ventana para una parte de la cantidad de los músicos que tenemos, y otros que vienen detrás de ellos y los tienen como referentes. Ponerlos en un mismo line-up con bandas como The Strokes, Zoe, Interpo, Fito Paez, entre varias estrellas más los expone directamente a un público que en su mayoría no los conoce, además de público de otros países que vienen por las bandas grandes. 

Cerrando un poco más el círculo, hay un buen grupo de bandas que tocan en garajes o bares del Centro de Lima como Vichama, se esfuerzan por grabar sus temas, cuentan con un público que los sigue y antes de la pandemia tenían presentaciones casi todos los fines de semana, pero lamentablemente no pueden dedicarse 24/7 a la música, porque una profesión ‘convencional’ es aún, más rentable. Alonso García ‘la mula’, de Millones de Colores constantemente en sus redes sociales habla de la importancia de consumir el merchandising de las bandas, además de ir a sus conciertos, para que no se extingan.

Sin embargo, hay bandas como Suerte Campeón que han logrado mantenerse y están participando en conciertos on-line con bandas que hace menos de cinco años eran emergentes igual que ellos en México o Argentina. Pero detrás de ellos hay una maquinaria que hace posible esto.

La parte visible de todo esto son sin duda los músicos, pero detrás de ellos hay empresas de management que desde hace algunos años están haciendo una labor de hormiga. Poco a poco y con profesionalismo, que es lo que se necesita, son los que hacen posible que los artistas produzcan productos de mejor calidad, tanto en la música como la producción de sus videoclips, y que cada vez sea más común verlos en el extranjero. Ellos son en gran parte los que están desarrollando una industria nacional. 

Este es un tema de varias aristas, que al igual que el fútbol debemos jugar todos. A los músicos les corresponde seguir haciendo lo que mejor hacen, crear, además de asumir con profesionalismo esta profesión, y al público, apoyar a sus artistas favoritos, total, hay para todos los gustos.

Deja un comentario

#SÍGUENOS EN INSTAGRAM