La música criolla más presente que nunca

El último día del mes celebramos el Día de la canción criolla. Celebrarlo cada vez es menos común para muchos. Pero, aunque estemos a muchas décadas de cuando era lo más escuchado del Perú, es merecido recordar el hito que marcó en nuestra historia musical. Un momento en el que de nuestro suelo nacieron las mejores voces y compositores de toda una generación, que siguen siendo referentes para muchos artistas actuales.

Probablemente a no muchos les resulte conocido los nombres de Eduardo Montes y César Manrique, pero al recordar ese vals que dice ‘Así es mi Lima criolla, alegre y jaranera la tierra, tres veces coronada donde nació la marinera. Que con cajón y repique, en los valses de Lima de antaño, le dieron colorido, Montes y Manrique, padres del criollismo’ nos damos cuenta que son dos apellidos que hemos cantado más de una vez. En la década de 1910, el dúo de Barrios Altos fue invitado a grabar en la Columbia Phonograph & Company, una de las primeras disqueras del mundo. Junto a músicos como Felipe Pinglo Alva mostrarían el camino a toda una generación que llevó el género a todo el mundo.

Ya para 1930 brillaban cantantes y músicos como los hermanos Ascoy, Alejandro y Rosita ‘la limeñita’; Jesús Vásquez, reconocida como ‘la reina y señora de la música criolla’. Los Trovadores del Perú, que fue uno de los primeros grupos que llevó su música al extranjero o Los Morochucos, integrado por Augusto Ego-Aguirre y Luis Sifuentes en sus inicios. A pesar de este boom de la música peruana, los músicos eran marginados, por una sociedad ultraconservadora que no veía con buenos ojos la vida bohemia que muchos llevaban, además de tocar en cantinas y callejones de la ciudad. 

Sin embargo, con el tiempo fueron reconocidos y valorados en el Perú y el extrantejo. En junio de 1987 la OEA entregó un diploma  ‘Por sus excepcionales méritos y relevante acción a favor de la música de las Américas’ a Jesús Vásquez, Oscar Avilés, Augusto Polo Campos y Arturo ‘el Zambo’ Cavero. Aquel día Avilés y ‘el Zambo’ Cavero tuvieron una memorable presentación frente a decenas de invitados. Acompañados del cajón, y guitarra, en su repertorio tenían ‘Contigo Perú’ e ‘Y se llama Perú’, canciones que entonaron como lo haría un soldado antes de la batalla. Convirtiéndose ambas en un segundo himno nacional. 

El espíritu de la música criolla sigue vivo. Elementos de la música criolla son usados en algunas de las canciones del ‘Drama’, el disco de Andrea Martínez. Incluso la maravillosa voz de Lucha Reyes se escucha en su tercera canción. Susana Baca es otra referente  que se mantiene vigente, además de tener esporádicas presentaciones en vivo, ha colaborado con varios artistas peruanos actuales, y en el 2010 grabó ‘Latinoamérica’, junto a Calle 13, la brasilera Maria Rita y Totó la Momposina, una cantante de música folclórica de la Costa del Caribe de Colombia. Y antes de la pandemia Bartola, Eva Ayllon y Cecilia Bracamonte, tenían presentaciones constantes.

Deja un comentario

#SÍGUENOS EN INSTAGRAM